Carlos emprendió con un negocio de servicios externos para microempresas, ha conseguido un buen equipo de trabajo con varios jóvenes, sin embargo, muchas veces los encuentra desmotivados y usualmente no logran llegar a los objetivos de fin de mes.

Un amigo le comentó que probablemente se trata de un problema de liderazgo ya que Carlos afirma no tener contacto frecuente con sus colaboradores hasta el momento de ver los resultados.

El liderazgo afecta en el desarrollo completo de la empresa y la buena noticia es que las habilidades de un buen líder no son algo meramente innato, si no que son hábitos que se trabajan de manera constante, por ello, aquí les compartimos cinco consejos con los que Carlos y tú podrán convertirse en un líder ejemplar:

1.      Cumple siempre lo prometido

Fallar con nuestras promesas es la forma más fácil de perder credibilidad y confianza.

Para ser un buen líder tus seguidores deben de creer en ti, por ello es necesario que cumplas con los acuerdos establecidos.

Puedes comenzar por practicar este hábito con tus familiares y amigos cercanos, poco a poco lograrás desarrollar una diciplina e integridad admirable.

2.      Luce como deseas que te vean.

Aunque parezca algo muy superficial no podemos dejar de lado las apariencias.

Recuerda que reflejan lo que somos, por lo tanto, busca verte conforme a la marca personal y profesional que deseas transmitir hacia los demás. Lo mismo aplica con tus instalaciones y con tu imagen empresarial.

3.      Trata a tus colaboradores como a tus clientes

El tratar a tus colaboradores de manera diferente a tu cliente es una incoherencia que puede afectar de gran manera a tu empresa.

El ser líder no significa poder tratar a los subordinados como se te antoje, la forma en la que tratas a las personas es una referencia para todo el equipo de trabajo de quién eres y ante qué clase de persona es a la que le tienen que rendir cuentas.

4.      Comprométete con el desarrollo del personal

El crecimiento profesional esta estrechamente ligado con el crecimiento personal, cuando uno crece en sus habilidades y conocimientos lo mismo pasa con su negocio, por ello es necesario estar en un crecimiento constante.

Aunado a esto, un gran incentivo para el desarrollo de tu empresa es buscar el crecimiento de tus colaboradores, al tener subordinados más conscientes y capacitados, ellos mismos se encontrarán mucho más motivados a cumplir con su trabajo.

5.      Escucha la retroalimentación

Muchas veces se confunde la retroalimentación no deseada con la crítica, sin embargo, escuchar esos comentarios y trabajar para corregirlos es la mejor forma de salir a delante.

Si no recibes retroalimentación constante no tengas miedo de solicitarla, busca hacer las preguntas correctas de tal forma que no te sientas atacado por ejemplo “en tu opinión ¿qué podría ayudarme a ser un mejor líder?”. Si alguien llega a comentar algo de lo que no te has percatado, en lugar de negarlo o evadirlo, solicita un ejemplo de la situación.

 

Apoyado por estos consejos Carlos ha detectado algunas áreas de oportunidad para convertirse en el líder que desea ser, a partir de ahora tratará de mejor forma a sus colaboradores, cumplirá con las promesas que establece, escuchará atento la retroalimentación y comenzará a vestirse como el líder que desea ser.

Carlos ha decidido trabajar cada día en estos hábitos ya que es consciente de que, si su desarrollo personal crece de manera constante, igual lo hará su negocio.

 

Somos un instituto con el objetivo de favorecer a emprendedores y empresarios en el desarrollo de habilidades de gestión, orientadas al logro. Encuéntranos en FacebookTwitter y LinkedIn.

 

 

Sanborn, M. (s.f.). Entrepreneur. Obtenido de https://www.entrepreneur.com/article/265859